Guerra Rusia-Ucrania: registran bombardeos en zonas civiles y el horror se apodera de la capital ucraniana

Desde el gobierno ucraniano informaron que el sistema antidefensas interceptó dos misiles rusos. Un edificio fue alcanzado por los restos del explosivo y hubo al menos tres personas heridas. El presidenta Zelensky denunció ataques contra civiles.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, confirmó este viernes que se produjeron múltiples ataques con misiles por parte de la invasión rusa, en la segunda jornada de la operación lanzada por el presidente Vladimir Putin.

En un discurso difundido en cadena nacional, Zelensky precisó que los ataques comenzaron a las 4 de la madrugada del viernes y señaló que estuvieron dirigidos tanto a sitios militares como civiles, pese a que en su mensaje el presidente ruso había dicho que no está apuntando ataques contra civiles.

Frente a este panorama, el mandatario volvió a hacer un nuevo llamado a los aliados occidentales para que ayuden a Ucrania y detengan el brutal ataque de Rusia. «Esta mañana estamos defendiendo nuestro estado solos. Como ayer, las fuerzas más poderosas del mundo están mirando desde lejos», dijo Zelensky.

En su mensaje, el presidente evaluó que «no fue suficiente» el paquete de sanciones anunciados por las principales potencias contra Rusia.

Los ucranianos se despertaron este viernes con el sonido de las sirenas antiaéreas y las explosiones. Dos fuertes estallidos resonaron este viernes en el centro de Kiev, en el segundo día de la invasión rusa a Ucrania,que ya dejó al menos 137 muertos y cientos de heridos.

Las fuerzas terrestres ucranianas indicaron en Facebook que Rusia disparó contra áreas civiles de la capital y que sus sistemas de defensa aérea neutralizaron «dos regalos mortíferos». También publicaron un video de un edificio residencial medio en llamas.

El alcalde de Kiev, Vitali Klichkó, indicó que tres personas resultaron heridas, una de ellas  de gravedad, por los restos de los misiles caídos en un barrio residencial al sureste de la capital.

En la fotografía publicada por el alcalde, dos bomberos observan un edificio con un enorme agujero por el que sale una tenue humareda.

La progresión de las fuerzas rusas hace temer la multiplicación de los ataques contra objetivos estratégicos y gubernamentales en la capital.

Por su parte, el canciller ucraniano Dmytro Kuleba comparó la serie de misiles rusos disparados contra Kiev con lo ocurrido en 1941 cuando la Alemania nazi atacó Ucrania.

«Disparos horribles de misiles rusos sobre Kiev. La última vez que nuestra capital conoció algo similar fue en 1941, cuando fue atacada por la Alemania nazi. Ucrania venció a ese demonio y vencerá también a este», indicó Dmytro Kuleba en un mensaje en su cuenta de Twitter.

En la víspera, el aeropuerto militar de Antonov en Gostomel, en las puertas de Kiev, fue blanco de un ataque de fuerzas rusas llegadas en helicópteros que se enfrentaron a unidades del ejército ucraniano.

Esta infraestructura se encuentra justo en el límite norte de Kiev y los combates allí fueron los más cercanos a la capital ocurridos en la primera jornada del ataque.

Zelenski había alertado el jueves de la presencia de «grupos de saboteadores» rusos que habían entrado a Kiev y pidió a sus ciudadanos estar vigilantes y respetar el toque de queda en vigor.

El  asesor del Ministerio del Interior de Ucrania Anton Guerashenko informó este viernes que el sistema defensa antiaérea de Kiev derribó un misil ruso, que cayó junto a un edificio de viviendas de la ciudad. El dato luego fue confirmado por el Ministerio del Interior.

«El aparato enemigo fue derribado por defensa antiaérea ucraniana y cayó junto a un edificio situado en la calle Koshitsa 7a, del distrito de Darnitsk», escribió en su cuenta de Telegram el asesor ministerial, que no precisó el tipo de avión abatido.

 Zelenski informó este jueves la muerte de 137 ucranianos durante el primer día del ataque ruso contra el país. «Según datos preliminares, lamentablemente hemos perdido ya 137 de nuestros héroes, nuestros ciudadanos, diez de ellos oficiales. 316 resultaron heridos», dijo el mandatario.

En este contexto, el gobierno ucraniano decretó este viernes una movilización general para tratar de frenar una ofensiva total de Rusia que en menos de 24 horas se acercó a Kiev.

La invasión provocó en respuesta un refuerzo de las sanciones económicas occidentales contra Rusia, juzgadas insuficientes por el presidente ucraniano, quien lamentó que su país se haya quedado «solo» para enfrentar a las tropas rusas.

La movilización general afectará a las personas sometidas al «servicio militar obligatorio y a los reservistas» y estará en vigor 90 días, precisó el decreto emitido por Zelenski.

Las tropas rusas entraron por el norte, el sur y el este del país y se apoderaron de una base aérea estratégica cerca de Kiev, así como de la zona de la central de Chernóbil, contaminada aún por la radiactividad del accidente nuclear de 1986, cuando Ucrania formaba parte de la hoy desmembrada Unión Soviética.

En la primera jornada de la operación militar, la base aérea de Gostomel cayó tras un ataque llevado por soldados transportados en helicóptero desde Bielorrusia, un país aliado de Rusia.

«Los helicópteros llegaron y empezaron los combates. Disparaban con ametralladoras y lanzagranadas», indicó uno de los testigos, Serguiy Storojouk.

Edificios destruídos tras los ataques (Foto Clarín)

Ese aeródromo podría servir de puesto de avanzada para lanzar una ofensiva sobre Kiev donde, según el presidente Zelenski.

Y en la región de Sumy (noreste), fronteriza con Rusia y no lejos de Kiev, todos los municipios «están rodeados» y «muchos» blindados rusos marcharon hacia Kiev, dijo su gobernador Serhiy Zhyvytskiy a la agencia UNIAN.

El Ministerio ruso de Defensa afirmó que todas las misiones del primer día de operaciones «fueron completadas con éxito». El presidente Vladimir Putin anunció la ofensiva durante la madrugada del jueves.

El ejército ruso aseguró que destruyó 74 instalaciones militares, incluyendo 11 aeródromos, y que los separatistas del este de Ucrania están avanzando y tomando el control de territorios.

Por su parte, las fuerzas armadas ucranianas confirmaron la destrucción de más de 30 tanques, hasta 130 vehículos de combate, 7 aviones y 6 helicópteros por la avanzada del ejército ruso.

Putin, que exige que la OTAN cierre sus puertas a Ucrania, aseguró que no busca la «ocupación» de esta ex república soviética, sino «una desmilitarización y una desnazificación» del país y defender a los rebeldes prorrusos, cuya independencia reconoció el lunes.

Las sanciones de Estados Unidos y los aliados

A todo esto, el presidente de Estados UnidosJoe Biden, anunció restricciones a las exportaciones hacia Rusia y a las importaciones tecnológicas de ese país, así como sanciones contra bancos y magnates rusos. Japón y Canadá decretaron medidas similares contra Moscú.

También la Unión Europea (UE) decidió adoptar sanciones con «masivas y severas» consecuencias contra Rusia que se centrarán en sector financiero, energía, transporte, control de exportaciones y restricciones de visados.

El paquete de sanciones «hará aumentar la inflación, acelerará la salida de capitales y afectará progresivamente la base industrial» de Rusia, indicó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El presidente francés Emmanuel Macron, que habló con Putin durante la jornada para «pedir el final inmediato» de la ofensiva, destacó la importancia de las sanciones, pero también de «dejar abierto el camino» a un eventual diálogo con el líder ruso, cuando «se cumplan las condiciones».

CLARÍN (Con información de agencias)

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.