JM Hot News - шаблон joomla Окна

basta

 

Días atrás el presidente de la Nación visitó la ciudad de Pcia Roque Sáenz Peña en la provincia del Chaco.

 

Quizás muchos ciudadanos, sobre todo aquellos que aún sienten el cachetazo electoral de hace diez meses manifestaban su descontento pues vieron alterada su rutina diaria y no era para menos, el primer mandatario Nacional; la persona más importante del país estaría en la famosa ciudad Termal, la capital nacional del algodón y en consecuencia, la vida de todos estaría alterada mientras dure la visita presidencial como suele suceder en cualquier lugar del mundo: con calles cortadas, vallados, más fuerzas de seguridad custodiando los accesos ... una ciudad blindada; mucho más que lógico....

Al gran operativo y alterando un poco más la tranquilidad vecinal se sumaron los medios de comunicación de diferentes puntos de la provincia que llegaron con sus móviles de transmisión para cubrir las alternativas de la histórica visita.

Todo se desarrolló con total normalidad. ¿Normalidad? Pero... ¿qué es en total normalidad?

Más allá de algún cartel de protesta y de las democráticas expresiones e insultos a través de las redes sociales, luego de 12 años donde lo normal eran patoteriles y pagas manifestaciones; la normalidad volvió a ser normal.

La convocatoria fue espontánea; quienes se acercaron al centro de jubilados fueron aquellas personas que estaban deseosas de ver al presidente de todos los argentinos .... muy normal.

La agenda se cumplió sin sobresaltos; en una verdadera paz ciudadana, sin insultos, sin enfrentamientos, sin caras tapadas, sin bombos ni bombas, sin listas de asistencia, sin aquellos colectivos que le costaronn al pueblo un sin número de litros de combustible; miles de kiloS de embutidos y pan, y litros de bebida extranjera perteneciente al imperialismo .... a las grandes corporaciones. No hubo financiamiento de banderas, no estuvieron los asalariados Cámpora; Kolina; pañuelos blancos manchados de corrupción ni agrupaciones sociales que disfrazadas de populismo se apropiaron de las manifestaciones en lo que era una supuesta democracia impuesta por ellos.

De a poco, esta tergiversada normalidad de nuestro país se va extirpando con el único remedio que puede hacerlo la normal libertad de expresión ... esa que te da la verdadera y normal democracia.... Sí ... se puede...

 

Por: ERIKA ALFONSO