JM Hot News - шаблон joomla Окна

OPINION COVID 19

 

El coronavirus o Covid – 19 es un virus que, según los especialistas no hace distinción ni de raza, religión o clase social; sin embargo, quienes se han beneficiado en la Argentina con este mal que ataca al mundo son los delincuentes, y no hablo sólo del ladrón de gallinas hablo también de los otros… los de guantes blancos. 


Con la excusa del virus muchos políticos quienes lejos están de ser presos políticos pero sí son políticos presos por corruptos, han solicitado a la justicia el beneficio de la prisión domiciliaria y lo han conseguido. Podemos mencionar a Boudou o a De Vido a nivel Nacional y en la provincia, también varios que han manejado dinero estatal fraudulentamente se colgaron “del bicho”.
Todo esto derivó en que aquellos privados de su libertad por falta de oportunidad o mejor dicho quienes encontraron en la delincuencia la oportunidad más fácil de ser, reclamaran por sus “derechos”. Violadores, asesinos y funcionarios o sindicalistas que se hicieron millonarios y que vulneraron derechos de los ciudadanos incluso el primordial que tenemos que es el derecho a la vida, hoy lloran como magdalenas frente a la cámara de un celular, a través de las redes sociales o mediante un escrito.
Obviamente y con toda razón las víctimas, aquellas que pueden hablar y no están 10 metros bajo tierra gracias a la vulneración de su derecho a vivir por parte de quiénes hoy los reclaman, indignados, salieron a pedir que esto no suceda. Ellos también levantaron su voz para ver si, alguna vez, la justicia los escucha y no se dedica a devolver favores o incluso a esperarlos por el hecho de liberar delincuentes a mansalva.
Es llamativo el silencio de aquellas mujeres pañueludas ante la posibilidad que salga aquel macho violador por el que gritan y se desnudan en la calle; o ese que ha desfigurado, abusado o asesinado a mujeres y ha dejado sin sus madres a muchos niños ¿o a caso se callan porque quien está detrás de todo esto es su jefe político por el que verdaderamente militan?
En hablar de los organismos de “Desechos Humanos” no pienso escribir ni gastar una palabra, ni una gota de energía en pensar qué decir de ellos; la gente los conoce muy bien y saben de su debilidad por delincuentes.
No estoy del todo segura que hoy los funcionarios miren el futuro del país en una división bipolar: salud o economía. Creo y aunque parezca una locura, que el gobierno está mirando las urnas; la caja que puede dejarlos en ese poder casi omnipotente que no sólo le dan los votos, hoy también se lo permite el covid posibilitándole al Estado manejar nuestra vida diaria, direccionar medios y opiniones de aquellos que ponen en vidriera lo que ellos no quieren que se vea y especialmente, apuntando a “bancar” a esos dos sectores dónde obtuvieron un alto porcentaje de votos: los sectores vulnerables y las cárceles.
Lamentablemente, nuestros gobernantes se están olvidando de aquella pata de la sociedad, la clase media que con sus impuestos y trabajo, muchas veces sin querer también “bancan” lo anterior y que hoy, ante esta crisis ahondada por el virus, puede perder el esfuerzo de toda su vida y hasta la vida misma y no justamente por el coronavirus.
Ojalá la justicia y el gobierno estén a la altura de las circunstancias y piensen en las víctimas vulneradas en sus derechos; piensen en aquellos efectivos que están arriesgando sus vidas y las de sus familias. Me parece… y por más duro que parezca que: si un efectivo puede morir cumpliendo su deber en esta pandemia ejerciendo la carrera que eligió para ganarse la vida; un delincuente preso también puede morir cumpliendo su condena consecuencia de la carrera que él supo elegir, también para ganarse la vida….

 

Por: ERIKA ALFONSO (@ErikaPAlfonso)