JM Hot News - шаблон joomla Окна

logo001

CHIP SIDA 1200x634

Un equipo de científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desarrolló un chip de alta sensibilidad que detecta el VIH en la mitad de tiempo que otros dispositivos del mercado. Espera ser usado para la detección precoz del cáncer.

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desarrollaron un chip de alta sensibilidad capaz de detectar el VIH una semana después de que aparezca la infección. Los científicos pretenden desarrollarlo para que sirva también en la detección precoz del cáncer.

Desde el contagio hasta que aparecen los primeros anticuerpos detectables para el VIH en la sangre -la seroconversión pasan aproximadamente cuatro semanas. Es a partir de ahí que comienzan los daños producidos por la enfermedad como el agotamiento irreversible de los linfocitos CD4 en el intestino, la replicación en el sistema nervioso central y la aparición de reservorios latentes de VIH.

Funciones del chip de alta densidad

El trabajo, publicado en PLOS ONE, describe la alta sensibilidad de este biosensor, capaz de detectar la proteína del VIH P24 en concentraciones hasta 100.000 veces menores que los métodos actuales.
"El chip es una gran combinación de nanotecnología y microtecnología que detecta cualquier biomolécula del torrente sanguíneo con mucha sensibilidad. Es capaz de encontrar una aguja en un pajar", afirmó el autor principal del trabajo, Javier Tamayo, investigador del Instituto de Microelectrónica de Madrid (CNM-CSIC).

Además está hecho con un tipo de tecnología accesible, lo que permitiría su producción a gran escala y bajo costo.
"Esto unido a su simplicidad lo convierten en un buen candidato para ser usado en países en vías de desarrollo", según subrayó la coautora del estudio Priscila Kosaka (CNM-CSIC).

Detección temprana

Los dispositivos actuales del mercado solo detectan la infección unos 15 o 20 días después de la seroconversión.
La detección temprana del sida resulta crucial para la salud del individuo. Cuanto antes se someta a la terapia antirretroviral mejor será la respuesta inmunológica y por lo tanto, la recuperación del paciente.
El sida afecta en Argentina a más de 120 mil personas de las cuales el 30% aproximadamente desconocen ser portadoras. Este innovador descubrimiento podrá permitir diagnósticos más rápidos y por lo tanto, más efectivos.

"En Argentina tenemos muchos diagnósticos perdidos por llegar tarde, porque las personas por razones de trabajo u otros motivos no se acercan a los centros de salud para chequeos anuales" aseguró Isabel Cassetti, infectóloga y coordinadora médica en Helios Salud.
El dispositivo diseñado por los científicos del CSIC detecta el VIH tipo 1 en la primera semana de infección y lleva a cabo el ensayo en menos de cinco horas, es decir, permite obtener un resultado clínico el mismo día de la prueba.

Rol del chip con el cáncer

Otro gran hallazgo radica en que dicho chip funciona tanto para las pruebas de VIH como para biomarcadores del cáncer. Lo único que cambia es la parte química, la solución que hay que colocar para que reaccione cuando detecte lo que se está buscando, ya sea un marcador del sida o del cáncer.

Por el momento solo se probó (y demostrado) en dos tipos de cáncer: el colorrectal y el de próstata pero no para la detección precoz, sino para tumores avanzados.
Especialistas aseguran que para avanzar en la detección temprana del cáncer hay que encontrar primero biomarcadores que adviertan de la presencia de la patología con mucha antelación y que permitan hacer diagnósticos precoces, algo en lo que actualmente trabajan los científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

"El problema actual es que los biomarcadores tumorales que existen no sirven para la detección precoz de la enfermedad, sino para hacer seguimientos de la enfermedad cuando el cáncer está muy avanzado. Por eso, trabajamos con el CNIO para probar los biomarcadores tumorales que podrían ser usados para el diagnóstico precoz".

Los investigadores confían en que la agencia del medicamento americana (FDA) dará el visto bueno al biomarcador, para que el dispositivo llegue al mercado y a los hospitales unos 3 o 4 años después.
Con información de EFE

 

 

 

 

 

Fuente: Infobae