JM Hot News - шаблон joomla Окна

logo001

san roque

 

Peregrinó por toda Italia sanando a todos los afectados de la pestes. Ingresaba a las casas y sanaba a los enfermos con la señal de cruz:  San Roque enfermero, patrón contra enfermedades y pestes.

Martirologio romano: En la Lombardía, san Roque, quien, nacido en Montpellier, del Languedoc, en la actual Francia, se ganó su fama de santidad peregrinando piadosamente y curando por toda Italia a los afectados de peste con gran caridad y entrega.

 

Biografía

San Roque fue el único hijo de un noble rico en Francia quien parece haber sido gobernador de la ciudad de Montpellier. Este niño fue un regalo de Dios para esta familia quienes por mucho tiempo oraban a Dios suplicando porque les concediera este don.

Su futura carrera estaría indicada mediante una marca de nacimiento en forma de una cruz roja que profundamente estaba marcada en su pecho.

Los padres criaron a San Roque de una manera muy devota. Ya cuando contaba con 20 años, Roque estuvo sometido a su primero prueba: la pérdida de sus padres. A raíz de esta gran pérdida, heredó una inmensa fortuna de la que se desprendió rápidamente, vendió todos los bienes muebles y distribuyó el dinero entre los pobres, mientras que todas las propiedades de los bienes inmuebles se los transfirió a su tío. Una vez que hizo todo esto, se unió a la Tercera Orden de San Francisco, se puso el atuendo de peregrino, y viajó a Roma para visitar las tumbas de los Apóstoles.

 

Enfermero por designios divinos

Cuando llegó a Acquapendente en el norte de Italia hacia el año 1315, se encontró con que una epidemia estaba azotando a ese poblado y estaba haciendo estragos terribles. San Roque no tuvo miedo, y no hizo lo que muchas otras personas harían, temiendo por sus vidas: él quiso seguir el ejemplo de Cristo y la exhortación de su discípulo amado:

“En esto hemos conocido el amor: en que él entregó su vida por nosotros. Por eso, también nosotros debemos dar la vida por nuestros hermano” (1 Juan 3,16)

San Roque inmediatamente se dirigió al hospital de San Juan, que estaba lleno de personas enfermas infectadas por la terrible plaga, allí ofreció sus servicios a los hermanos. También fue a casas individuales y buscó a los enfermos, sirviéndoles sin descanso de día y de noche.

Dios recompensó su entrega heroica a los más desvalidos, causando la sanación de muchos ante la sola señal de la cruz que San Roque hacía sobre ellos. Cuando la plaga disminuyó, Roque prosiguió en su viaje a Roma.

En Roma, también, una epidemia se había desatado. Además de visitar los lugares santos, San Roque se dedicó de nuevo al cuidado de los enfermos, muchos de los cuales fueron milagrosamente curados por él. Él realizó los mismos servicios en muchas otras ciudades de Italia, hasta que llegó a Piacenza y allí se infestó con la terrible enfermedad.

En el mismo hospital en el que había curado a muchos enfermos, ahora él era considerado como un intruso, y como forastero no tenía derecho a reclamar un lugar allí. Así que para no ser una carga para los demás, se levantó, salió, y con el apoyo de un personal se arrastró muy fatigado a un bosque vecino. Allí, en medio de la maleza, se encontró con una choza en ruinas y un poco de paja, donde se acostó, dando gracias a Dios por el alojamiento tranquilo.

 

Dios usa un perro para proveerle alimentos

Así como Dios, una vez se hizo cargo de Elías, enviándolo pan por medio de un cuervo, haría lo mismo ahora con San Roque. Un perro que habitaba en una casa de campo vecina, tomaba cada día un pan, se adentraba en el bosque y se lo llevaba a San Roque. El dueño del perro, un día observó tal escena del perro y le entró curiosidad, siguió al perro hasta el boque hasta que encontró al pobre moribundo entre las ruinas de la vieja choza. Entonces se llevó a Roque a su casa y lo curó de sus llagas y enfermedades.

Roque ahora se recuperaba poco a poco. Cuando recuperó la fuerza suficiente, se inspiró divinamente para volver a su ciudad natal. Allí ahora reinaba una guerra furiosa que estaba haciendo toda clase de estragos. Los soldados que los encontraron por el camino pensaron que Roque era un espía, así que lo toman como prisionero y es llevado ante el gobernador de Montpellier, su propio tío, quien, sin embargo, no pudo reconocer a su sobrino quien lucía demacrado y gastado de la vida, así que, lo dio por espía y lo echó a la cárcel.

San Roque no dijo ni una sola palabra en su defensa; deseaba, como Cristo, aceptar en silencio el sufrimiento que el cielo seguramente le había regalado.

 

El Ángel a la hora de su muerte

A causa de los disturbios de la guerra, fue casi olvidado completamente en su celda, y ya, con un rostro languideció en prisión durante 5 años, ve acercarse la muerte, así que pidió que le enviaran un sacerdote para que le administrara los últimos sacramentos.

El sacerdote, al entrar en la prisión, vio que sobrenaturalmente todo se iluminó y el pobre cautivo estaba rodeado de un resplandor especial. Una vez administrado los sacramentos, la muerte cobra la vida de su víctima, y enseguida una tabla apareció colgada en la pared y se aparece también una mano angelical que escribe en letras de oro el nombre de Roque, y predice que todos los que quieran invocar su intercesión serían librados de la peste.

El Sacerdote hizo informar al tío de San Roque todo lo que había sucedido en la prisión, así que el gobernador llega de inmediato y también la madre del gobernador, es decir, la abuela de Roque. Ella identificó al hombre muerto como su nieto por la marca de nacimiento de la cruz roja en el pecho.

A roque se le dio una honorable y cristiana sepultura y se le construyó una iglesia en su honor, en el que fue sepultado su cuerpo. Su veneración fue aprobada por varios papas y pronto se extendió por toda Europa. Fue canonizado por el Papa Urbano VIII. Es el patrón contra las enfermedades contagiosas

Se le representa con un bastón y sombrero de peregrino, señalando con la mano una de sus llagas y con un perro al lado, ofreciéndole el pan. En algunas ciudades de Italia es el Santo Patrón de los perros.

 

Fiesta: 16 de agosto

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.pildorasdefe.net/santos/celebraciones/santoral-catolico-san-roque-enfermero-patrono-enfermedades-16-agosto